La tabla periódica del seo


Igual que en química los compuestos y elementos deben ser hábilmente mezclados, utilizados y dispuestos en una recipiente adecuado, las partes que componen el mundo SEO tienen que encajar y ser utilizadas de acuerdo a unas normas y objetivos concretos.

SearchEngineLand-Periodic-Table-of-SEO-2013-medium

 

Algunos elementos básicos y fundamentales para que podamos convertir nuestro sitio Web o blog en el lugar al que todos acudan, son las etiquetas título, descripción y la calidad del contenido. Según Search Engine Land, autores de la tabla periódica que acompaña a este post, también hay factores que cuentan negativamente en el posicionamiento. Además tenemos otros muchos, como enlaces, reputación online, localización, etc.

Estos elementos están parametrizados con unos valores que van del -3 al +3 y también están repartidos en secciones que abarcan Off-page y On-page. Como consecuencia de esto, hay que involucrar a todas las personas posibles que tengan algo que ver en nuestro Site (si es corporativo). Puesto que será necesario gestionar contenidos, adaptarlos a nuestras keywords, será necesario visualizar la estructura de la página y saber qué podemos mejorar para que los robots de indexación no se encuentren con laberintos y nos penalicen hasta más allá de la segunda página. Nuestro objetivo es ocupar las primeras posiciones. Y si contamos con un equipo, hay que engrasar la maquinaria para que todo vaya correctamente, y con buen ritmo.

Los grupos de elementos están organizados con las siguientes definiciones:

  • contenido
  • HTML
  • arquitectura del sitio
  • enlaces
  • confianza
  • (amplitud/alcance) social
  • (localización) personal

En cada uno de estos grandes bloques podremos obtener ventajas con los contenidos adecuados, y con un uso correcto, pero también podremos ser penalizados si utilizamos técnicas incorrectas, o de black hat aunque algunos recursos no recomendables puedan utilizarse a nuestro favor. Quizás estas técnicas nos permitan obtener algunos resultados inmediatos en posicionamiento, pero a la larga serán un dolor de cabeza para nuestro sitio web, para el cliente y por supuesto para nosotros.

Todos los elementos cuentan, y en realidad deberíamos de fijarnos en todos y cada uno, puesto que en la armonía está la victoria. Y nosotros queremos destacar sobre los demás, no solo mezclando hábilmente nuestros elementos sino aportando más de lo que obtenemos. Y esto se consigue con esfuerzo y aprendiendo de los mejores. También cometiendo errores, y observando los resultados.

Antes de remangarnos y ponernos a mezclar estos elementos SEO, es necesario decidir unos objetivos concretos y medibles. Los KPI nos permitirán marcar el camino para conseguir nuestras metas. Son necesarios siempre que querramos mejorar, buscar el porqué de lo que sucede en nuestro sitio web, o cualesquiera que sea nuestro soporte en Internet. Sin ellos no podremos saber si las cosas van bien, o por el contrario estamos haciendo mal nuestro trabajo.

Cualquier KPI que decidamos medir, debe estar basado en la observación de nuestros objetivos, puesto que delimitará las estrategias y los valores que tendremos que analizar. No se necesitan los mismos datos para un ecommerce que para un blog, en el que lo más importante serán las visitas, y el tiempo que nuestros visitantes disfruten en las páginas leyendo las entradas.

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *